De la sucesión por causa de muerte - seclem

Consultoría Legal, Empresarial e Inmobiliaria
Vaya al Contenido
testamentos y posesión efectiva

y los testamentos

Se sucede a una persona difunta a título universal o a título singular.

El título es universal cuando se sucede al difunto en todos sus bienes,
derechos y obligaciones transmisibles, o en una cuota de ellos, como
a mitad, tercio o quinto.

El título es singular cuando se sucede en una o más especies o cuerpos
ciertos, como tal caballo, tal casa; o en una o más especies indeterminadas
de cierto género, como un caballo, tres vacas, seiscientos dólares, cuarenta quintales de trigo.

Si se sucede en virtud de un testamento, la sucesión se llama testamentaria;
y si en virtud de la ley, intestada o abintestato.


Son llamados a la sucesión intestada
- los hijos del difunto,
- sus ascendientes,
- sus padres,
- sus hermanos,
- el cónyuge sobreviviente y
- el Estado.

Los hijos excluyen a los demás herederos, sin perjuicio
de la porción conyugal.

Si el difunto no ha dejado posteridad, le sucederán sus ascendientes de grado más próximo, y el cónyuge. La herencia se dividirá en dos partes, una para los ascendientes y otra para el cónyuge.

No habiendo padres o ascendientes, toda la herencia corresponderá al cónyuge.
No habiendo cónyuge, toda la herencia corresponderá a los padres o ascendientes.

Para más información visite nuestro BLOG o póngase en contacto con nosotros
Regreso al contenido